“Tabla de montaje”

09.03.18 – 04.05.18

Los, las, la o el organizador de esta exposición han decidido mantener su anonimato. No hay nombre, no hay imagen. A todas luces un empecinamiento extraño para una exposición de imágenes.

“Tabla de montaje” está basada en las siguientes premisas:

1. Toda imagen es un fragmento (de otra imagen, o de otras imágenes).

1.1. De lo que sigue que toda imagen, a su vez, está hecha de fragmentos de imágenes.

1.2. Las relaciones entre los fragmentos que constituyen una imagen depende de los fragmentos mismos. No hay una relación de necesidad entre ellos.

2. La fragmentación de toda imagen se tropieza en un punto con los elementos que la hacen perceptible (tramas fotomecánicas, grano fotográfico, pixeles digitales, líneas, puntos).

2.1. La percepción de una imagen es un evento liminar. Una concentración suficiente de elementos discretos cruza un umbral y de repente algo aparece. Así mismo ocurre con el sentido.

2.1.1. Los umbrales se pueden correr; las relaciones cambian y los sentidos o las imágenes se alteran.

2.1.2. Alguien podría tomar un conjunto de elementos discretos que forma una imagen X (tramas fotomecánicas, grano fotográfico, pixeles digitales, líneas, puntos) y hacer otra imagen con esos mismos elementos.

2.1.2.1. El ejercicio contrario también es posible: alguien podría repetir la misma imagen con elementos diferentes a los que constituyen la imagen “original”.

2.1.3. No hay un elemento esencial que determine ninguna imagen.

3. Un autor sólo lo es mínimamente de una imagen. Al alterar los límites, o aislar fragmentos, una imagen deja de ser el resultado de una sola intención.

3.0.1. Una imagen puede ser un campo de batalla. El escenario de una disputa.

3.1. Una imagen puede funcionar como un juego de adivinación. Como las tripas de ciertos animales, o los restos de ciertas comidas en un plato.

3.2. La relación de imagen/autor es tenue y sólo ha sido importante por muy poco tiempo. Es razonable pensar que esa relación se minimizará aún más hasta casi desaparecer.

4. Toda imagen es opaca. Esconde mucho más de lo que revela.

4.1. La economía de las imágenes, paradójicamente, está predicada en la ilusión de transparencia. Por lo que la manera como circulan las imágenes esconde la manera como funcionan.

4.2 Mostrar su opacidad es una táctica para ralentizar la circulación de las imágenes.

 

 

Diario de Sevilla

PAC